Saltar al contenido

El Servicio de Medicina Intensiva del Hospital de Toledo forma a profesionales médicos y enfermeras en el manejo del paciente crítico por Covid-19


El Servicio de Medicina Intensiva del Hospital de Toledo forma a profesionales médicos y enfermeras en el manejo del paciente crítico por Covid-19

Toledo, 27 de febrero de 2021. – El servicio de Medicina Intensiva del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), imparte el curso europeo sobre el manejo del paciente crítico Covid, desarrollado por la ESICM (Sociedad Europea de Cuidados Intensivos) , para capacitar a profesionales médicos y de enfermería que puedan ayudar en una unidad de cuidados intensivos si el aumento de la presión sanitaria lo requiere.

Un total de 36 profesionales del Área de Salud de Toledo y de la Gestión de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario están realizando esta formación europea de 28 horas, que ha combinado la formación teórica y práctica online, mediante la resolución de diversos casos clínicos utilizando la realidad virtual.

Se trata de la segunda edición del curso europeo que organiza el servicio de Medicina Intensiva del Hospital de Toledo, desde que el pasado mes de noviembre se celebró la primera edición en la que se formaron un total de 30 profesionales de diferentes especialidades, como neumólogos, pediatras y enfermeras profesionales. .

La Dra. Ana Pedrosa, intensivista del complejo hospitalario de Toledo, explicó que el objetivo de este curso es proporcionar los conocimientos básicos en el proceso de atención de pacientes con neumonía SARS-COV2 en pacientes críticos. En este sentido, agradeció a los profesionales de otros servicios su implicación en la formación de este sector y haber colaborado con ellos en estos momentos de máxima presión sanitaria.

Durante el curso los participantes adquirieron conocimientos sobre el funcionamiento de una unidad de cuidados intensivos, las diferentes fases de la evolución de la neumonía, las complicaciones asociadas al ingreso de estos pacientes a la unidad de cuidados intensivos, el correcto manejo del paciente intubado y la ventilación mecánica. y los riesgos de contagio de la enfermedad en cuidados intensivos.

Para la parte de realidad virtual, la ESICM, a través de su coordinación en Bruselas, facilitó el material necesario, unas gafas de realidad virtual que permitieron a los participantes realizar simulaciones de casos clínicos como si estuvieran dentro de una Unidad de Cuidados Intensivos.