Saltar al contenido

El servicio de asistencia social de la Dirección del Alcázar de San Juan implementa protocolos de actuación para mejorar la asistencia social y sanitaria


Alcázar de San Juan, 17 de diciembre de 2020. – El servicio de asistencia social de la gestión integral de la atención del Alcázar de San Juan, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), ha implementado una serie de protocolos de actuación que permiten mejorar la calidad de la asistencia social. sanitario.

El Servicio de Asistencia Social realiza la recepción, orientación, tramitación, seguimiento y cierre de las solicitudes sociales solicitadas tanto por los trabajadores sanitarios como por los usuarios del hospital.

Entre los protocolos acordados e implementados por el Servicio de Asistencia Social de la Dirección del Alcázar de San Juan hay muchos relacionados con las acciones estratégicas del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM), como: ‘Actuación ante abusos e incumplimientos protección de menores ”,“ Protocolo para mujeres víctimas de violencia de género ”,“ Actuación ante el abandono del parto ”,“ Evaluación de la dieta de la pareja ”y“ Dependencia de centros residenciales para personas con enfermedades físicas crónicas en situación de exclusión social «.

Desde 2011, el Servicio de Atención Social del Hospital Mancha Centro obtuvo el certificado de calidad internacional ISO 9000, otorgado por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR), se mantiene este compromiso con la calidad asistencial. . Una forma de trabajo eficiente que presupone la mejor respuesta profesional a los problemas y necesidades que a menudo surgen a nivel hospitalario, a partir del análisis de las características de la población atendida.

La implementación de este nuevo modelo de organización y trabajo está mejorando la calidad, rapidez y eficiencia de la atención a los pacientes y sus familias.

Cabe recordar que la intervención social en el sector salud integra el plan terapéutico elaborado por el equipo de salud, las necesidades del paciente y su entorno, los recursos sociales disponibles y los del paciente, respetando la libertad de autodeterminación de cada persona.

En definitiva, los trabajadores sociales brindan atención de salud con la evaluación y análisis de los factores sociales que influyen en la enfermedad y, en la medida de lo posible, buscan paliar los efectos sociales problemáticos resultantes al incidir en la inclusión de aspectos sociales como parte integral de ‘cuidado de la salud.

Exenciones de parto

Para María del Mar García, trabajadora social del Hospital Mancha Centro e impulsora de estas iniciativas, todos los ámbitos de actuación son importantes pero en los últimos años “hemos ido influyendo en los casos de recién nacidos que son dados de alta por sus madres. El nacimiento de niños en adopción es una decisión difícil y personal que puede deberse a varios motivos, entre ellos, no poder cuidarlos ”.

En este sentido, el protocolo ‘Actuar antes de renunciar al parto’ construyó una guía de intervención para los trabajadores sociales hospitalarios que facilita su labor, actúa como apoyo y guía en su intervención con las madres que entregan a su hijo en entorno hospitalario, además de asegurar que el derecho de todo niño a desarrollarse dentro de una familia que le brinde los cuidados y la atención que necesita esté garantizado y no será brindado por su familia biológica.

“No hay un perfil específico porque las circunstancias son diferentes. Ha habido casos de mujeres que entregan a sus hijos porque ya tienen otros que atienden con enormes dificultades y casos de inmigrantes en situación de vulnerabilidad por problemas económicos, laborales y falta de apoyo emocional ”, explica María del Mar García.

Cuando una embarazada anuncia en el hospital que va a dar a luz a su bebé, los trabajadores sociales del centro le informan de los pasos a seguir si se apega a su idea y también de las alternativas para quedarse con el bebé.

Nuestras emociones son complejas a la hora de afrontar estos casos en los que perdemos una fuerte empatía y al mismo tiempo comprensión por la decisión tomada ”, admite la trabajadora social del Hospital de Alcázar de San Juan.

Precisamente este protocolo de actuación antes de abandonar el parto sirvió de referencia para elaborar otros similares en otros hospitales de la región.