Saltar al contenido

El mes de abril se presenta en Castilla-La Mancha lleno de esperanza gracias a la vacunación contra Covid-19


El mes de abril se presenta en Castilla-La Mancha lleno de esperanza gracias a la vacunación contra Covid-19

La situación es radicalmente diferente en la Comunidad Autónoma un año después. Los científicos y los profesionales sanitarios tienen más conocimientos sobre cómo hacer frente al virus y la gran mayoría de la sociedad conoce las medidas a implementar.

En cuatro días Castilla-La Mancha recibirá aproximadamente 100.000 vacunas contra Covid-19 y se espera que a lo largo del mes se incorporen nuevas dosis de la cuarta marca autorizada para vacunar contra el coronavirus, que proporcionarán inmunización con una única inyección.

Toledo, 4 de abril de 2021. – El último día de marzo de 2020, en medio del estallido de la primera ola de coronavirus, Castilla-La Mancha registró el mayor número de hospitalizados por Covid-19: 3.583 personas ingresadas en hospitales comunitarios, 344 de ellas en unidades de terapia intensiva.

Los primeros días de abril no mejoraron la situación, ya que ayer 3 de abril de 2020 fueron hospitalizados 3.493 pacientes, 360 de los cuales en la Unidad de Cuidados Intensivos, un récord para la pandemia.

Sin embargo, este sábado 3 de abril de 2021 había 278 personas hospitalizadas por Covid-19 en Castilla-La Mancha, 43 de ellas en unidades de cuidados intensivos necesitando respirador.

Durante los 13 meses de la pandemia en Castilla-La Mancha se ha mejorado el diagnóstico, conocimiento y tratamiento frente a Covid-19. Además, el Gobierno regional anticipó una situación que parecía igualmente negativa tras las vacaciones de Navidad con medidas restrictivas y dolorosas.

Mientras que en España la llamada tercera ola fue la más cruel, tanto en número de casos como en muertes, en Castilla-La Mancha fue todo lo contrario. La primera ola fue un tsunami de casos y muertes, que parece lejano, pero vale la pena recordarlo.

Al 3 de abril de 2020, se notificaron 801 casos el día anterior y el número acumulado de estos fue de 9.324. Cabe recordar que el 29 de febrero se detectó el primer caso de coronavirus en Castilla-La Mancha, por lo que 34 días después ya eran 9.323 más.

El mes de abril no se comportó mejor en número de casos que el mes de marzo. El 1 de abril hubo 7.682 casos confirmados por COVID-19 y el 30 de abril se archivó con 21.023 casos, 13.341 más. Mientras tanto, marzo de 2021 comenzó con 170.865 casos registrados y terminó con 175.713, 4.848 casos más.

En marzo de 2020 se despidió con 853 muertes por Covid-19 en Castilla-La Mancha. Un año después, marzo de 2021 terminó con 127 muertes por coronavirus.

El punto de inflexión, en plena Navidad

Un punto de inflexión decisivo en esta tragedia pandémica se produjo el domingo 27 de diciembre de 2020. La primera vacunación contra Covid-19 en España tuvo lugar en una residencia de Castilla-La Mancha, «Los Olmos» en Guadalajara.

Araceli, la primera persona vacunada en España contra el Covid-19 ya está instalada en el imaginario de todos. Desde el día de la primera dosis hasta hoy, se ha demostrado que las vacunas Covid-19 funcionan.

El primer grupo de riesgo designado por el Ministerio de Salud para proceder con su vacunación fue precisamente el de los centros de ancianos, donde se había desencadenado la letalidad del SARS COV-2 con su población. Tres meses después de la vacunación, estos centros sanitarios y sociales han reducido radicalmente su mortalidad.

Abril de 2021 se ve radicalmente diferente al mismo mes del año pasado. Las vacunas están llegando en mayor número que en los primeros tres meses y la sociedad está respondiendo.

En cuatro días, Castilla-La Mancha recibirá aproximadamente 100.000 dosis de la vacuna Covid-19 y se espera que a lo largo del mes se incorporen nuevas dosis de la cuarta marca autorizada para vacunar contra el coronavirus, que proporcionarán inmunización con una sola dosis.

Abril de 2021 es muy diferente de abril de 2020, la mayor parte de la sociedad ya ha asumido su parte de responsabilidad social y los científicos y los profesionales sanitarios son los que mejor saben cómo actuar contra el virus.

Está en manos de todos «no robarnos el mes de abril», como sucedió el año pasado.