Saltar al contenido

Castilla-La Mancha regula las visitas a los domicilios de personas mayores siempre que el centro esté libre de COVID-19


Castilla-La Mancha regula las visitas a los hogares de personas mayores siempre que el centro esté libre de COVID-19

Además, entre otras condiciones, las dos dosis de la vacuna COVID deben haber sido administradas a los residentes y trabajadores del centro y debe haber transcurrido el tiempo asignado para la inmunización.

Las visitas deberán realizar una prueba rápida de antígenos en el centro por parte del personal sanitario del centro.

Toledo, 20 de febrero de 2021. – El Consejo de Gobierno extraordinario que se ha celebrado esta mañana ha decidido que, a partir de este domingo, Castilla-La Mancha estará en el nivel 2 de medidas especiales para frenar la propagación del coronavirus.

Entre las novedades presentadas por el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, se encuentra la regulación de las visitas a residencias para personas mayores.

El consultor explicó que el cumplimiento de las medidas de prevención e higiene frente al COVID-19 indicadas por las autoridades sanitarias, antes y durante la realización de las visitas y, sobre todo, el uso de mascarillas e higiene de manos debe ser extremo. Además, se deben cumplir los siguientes requisitos mínimos.

Para ello, explicó el ministro de Salud, el centro debe estar libre de covid-19, sin casos confirmados o sospechosos de aislamiento o cuarentena cercana en el momento de la visita.

Además, el centro debe haber completado la oferta y administración de las dos dosis de vacuna a residentes y trabajadores, y debe haber transcurrido el tiempo establecido para cada vacuna para considerar que se han alcanzado títulos de anticuerpos adecuados.

La persona que asiste a la visita no debe tener un cuadro clínico compatible con la infección por coronavirus, ni haber estado en estrecho contacto con un caso sospechoso confirmado y por tanto encontrarse en situación de cuarentena.

Las personas que pretendan realizar la visita deberán realizarse en el propio centro y antes de ella, una prueba rápida de antígenos (por parte del personal sanitario del centro). Solo si el resultado es negativo podrá continuar la visita.

Por cada visita solo puede ingresar un familiar o persona cercana por residente, la duración máxima de la reunión es de 60 minutos.

La persona residente puede tener dos visitas semanales de estas características.

Los responsables de la residencia deben informar al visitante de las medidas de prevención e higiene.

Las visitas se concertarán con cita previa, en función de la capacidad organizativa del centro. La cita de citas no debe alterar el funcionamiento de los servicios prestados en el centro y debe evitar la formación de aglomeraciones.

Las visitas deben realizarse preferentemente al aire libre. En caso de que esto no sea posible, las visitas se realizarán en un espacio independiente habilitado para tal fin, próximo a la entrada, minimizando los accesos y salidas a las zonas comunes y respetando la capacidad máxima de dicha superficie, de manera que la ambientación del El número máximo de personas dependerá de la posibilidad de garantizar una distancia interpersonal de metro y medio.

En el caso de los residentes que por circunstancias personales no puedan desplazarse por estar encamados, se debe garantizar el acceso a través de un circuito seguro para minimizar las entradas y salidas a las áreas comunes.

En ambos casos, la ventilación, limpieza y desinfección periódicas de los espacios utilizados debe ser extrema, con especial atención a las áreas de tránsito y superficies de contacto.

La distancia interpersonal de metro y medio debe estar claramente marcada o medidas de separación instaladas a través de tabiques. En cualquier caso, será obligatorio el uso de máscaras.

En el caso de una situación de acompañamiento en los últimos momentos de la vida, un máximo de dos familiares o amigos cercanos pueden participar en la visita y se puede flexibilizar el tiempo de la visita según la situación del paciente y los criterios de del centro, manteniendo siempre las adecuadas medidas de higiene y seguridad.

Los hogares vigilados y los hogares para personas con discapacidad están exentos del cumplimiento de estas medidas, pero deben observarse todas las medidas preventivas generales (retirada, uso de máscaras, uso de soluciones hidroalcohólicas y otras medidas para prevenir posibles infecciones).

Condiciones de salida

Respecto a las condiciones de salida, Fernández Sanz explicó que la residencia debe estar libre de COVID-19, así definida por la ausencia de casos confirmados con infección activa en los últimos 14 días, ni presentar a ningún residente en aislamiento o cuarentena en el período de salida. .

La persona residente no debe presentar una clínica COVID-19 sospechosa a la salida.

La salida será de al menos 72 horas, salvo en los casos en que se trate de salidas puntuales para asistir a reconocimientos médicos u otros asuntos considerados de fuerza mayor.

Debe permanecer en un entorno estable (una dirección).

En el entorno donde residirá, no debe haber personas que necesiten aislamiento debido a un caso confirmado con infección activa o un caso sospechoso o personas que estén en contacto cercano y se encuentren en situación de cuarentena. Esta condición se justificará mediante una declaración responsable del responsable de la salida.

En el entorno en el que viven durante su salida, las medidas de higiene y seguridad deben ser tomadas al extremo y el contacto social reducido a lo esencial.

Condiciones de regreso a la residencia para residentes con programa de vacunación completo:
Si la persona residente tiene una clínica sospechosa de COVID-19 al momento de la readmisión, o es un caso confirmado con una infección activa en ese momento, su readmisión será evaluada por la autoridad sanitaria.

Inmediatamente después de la llegada al centro, se realizará el PDIA residente (preferiblemente prueba rápida de antígenos). En caso de ser positivo, se aplicará el protocolo vigente para el manejo de un caso confirmado de Covid-19.

En el caso de PDIA negativo, no será necesario poner en cuarentena al residente al regresar al centro, si ha transcurrido el tiempo establecido para cada vacuna para considerar que se han alcanzado títulos de anticuerpos adecuados.

En otros centros socio-sanitarios residenciales para personas con discapacidad, menores, personas con TMG, etc. Las salidas se permitirán en las mismas condiciones que las descritas anteriormente.

A los trabajadores que, después de un período de vacaciones o una ausencia del trabajo por más de una semana, ingresen a residencias de salud social y hogares vigilados / supervisados ​​u otros dispositivos de salud social residenciales, se les realizará un PCR antes de su incorporación, para excluir la infección por COVID-19. .

El concejal concluyó explicando que «con mucha precaución y cuidado, después de haber impedido durante meses el contacto entre vecinos, familiares y amigos, lo permitiremos, exigiendo la máxima responsabilidad a todos los colectivos implicados».